domingo, 6 de abril de 2014

18-25 DIAS TRAS MI CIRUGIA ORTOGNATICA

Os sigo contando mi evolución tras la operación. 
Como veis mis labios ya no estaban hinchados pero la inflamación se iba quedando retenida en la parte de las mejillas, y ahí permaneció bastante tiempo más, bajando muy poco a poco.
La nariz había ensanchado pero la armonía facial había mejorado bastante, me sentía bien porque veía una evolución positiva y eso me animaba.
Caminaba, iba a la piscina a que me diera el agua fresquita en la cara, trataba de cuidarme lo máximo posible. Seguía durmiendo en posición semitumbada pero cada vez más horizontal, de vez en cuando incluso dormía un poco de lado apoyando la cara sobre un cojiín blandito. 
La sensibilidad de la cara ya estaba bastante recuperada, pero en la parte central del labio sólo sentía cosquilleo, y en la encía apenas sentía nada.
Como os comenté en la entrada anterior, en agosto no ví ni al cirujano ni a la ortodoncista porque estaban de vacaciones ¡sola ante el peligro :-)!. Tenía que llevar todo el día las gomas que me dejó dicho la ortodoncista, excepto para las comidas.
Los puntos se iban cayendo poco a poco, no me atrevía a levantarme el labio hasta tan arriba como para vérmelos y cuando empecé a verlos caer al lavarme los dientes me quedé sorprendida, ¡eran morados! (cada vez más descoloridos), no sé por qué los esperaba negros... A veces me los tenía que ir cortando porque se deshacían los nudos y quedaban por ahí colgando, ¡qué grima!.
En cuanto a la comida en ese momento comía cosas sólidas pero blandas: carne picada, flanes, legumbres, tortillas francesas... cada vez añadiendo más cosas a la dieta. Seguía usando los cubiertos de plástico porque me sentía más segura, pero podía comer ya con los de metal si eran pequeños y lo hacía despacito. 
Como anécdota deciros que cuando tomaba helado se me congelaba el paladar, al no sentirlo del todo y seguir comiendo, llegaba un punto en que no sentía nada... mirad la última foto ¡me ponía ciega!.
Por lo demás, hacía una vida bastante normal, recuperándome cada día,  sin hacer  ejercicio físico intenso ni hacer sobreesfuerzos, procuraba no poner la cabeza hacia abajo al agacharme sino bajar en cuclillas, etc. 
Si me tocaba la parte del maxilar a la altura de la nariz (donde cortan el hueso en la operación), lógicamente me molestaba, cuando alguien por ejemplo me saludaba con 2 besos lo los daba  "a lo pijo", mua mua poniendo la mejilla casi a la altura de la oreja jejeje. 
A los 21 días tras la operación
A los 22 días tras la operación
A los 25 días tras la operación
En breve más sobre mi evolución... si queréis ver todas las entradas de mi evolución hasta el momento también podéis pinchar aquí La evolución de Silvia.

14 comentarios:

  1. uii que grimita lo de los puntos jejeje

    pedazo heladooo te zampasteeeeeee :O jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves Miriam... cuando me acabé el helado ya casi no sentía ni el paladar pero yo ahí, sin decaer jejeje.
      Un abrazo,

      SILVIA de "El día que mi cara cambió"

      Eliminar
  2. Jolin! Que bien se te ve despues de 20 dias
    Que cambiada, lo de los dos besos en las mejillas, je, je...yo tambien hago un puss, puss! Y ya esta! Ya puedes comer cositas que no sean pures que suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, ya ves, en plan "Lomana" :-)
      Bss,

      SILVIA de "El día que mi cara cambió"

      Eliminar
  3. Hola antes que nada queria agradecerte por haber creado este maravilloso blog. Gracias a el me he dado cuenta que no soy la unica que esta pasando por esta situacion aunque creo que soy las mas joven, tengo 19 años y hace 18 que me operaron.
    La verdad me da mucho animo leer tu caso y los casos de los demas.
    Por cierto estas guapisima espero con ansia ver como estaras ahora. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Stefany, ¡bienvenida al blog!, ¿qué tal llevas tu post operatorio?, espero que bien. Si nos lo quieres contar a todos y que te podamos seguir ya sabes que solo tienes que escribirme al email micirugiaortognatica@gmail.com.
      ¡Ah! en breve publicaré el caso de un compañero de 18 años así que ya no te sentirás tan joven :-) aunque si te comparas conmigo que ya soy casi una viejuna, pues si jejeje.
      Gracias por tus palabras y por leerme.

      SILVIA de "El día que mi cara cambió"

      Eliminar
  4. Alaa, qué bien se te ve! :D
    y cada vez pareciendo todavía más joven!
    Esa última foto es una magnífica respuesta gráfica a mi duda de ayer sobre el exceso de comida sana en el post op! jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. David lo bueno de la hinchazon es que te borra las arrugas jejeje,luego la edad vuelve a tu ser aunque en menor grado...
      La foto del helado es para que veais que es posible un postoperatorio gloton (al menos de ciertas cosas),en mi caso no perdi el hambre en ningun momento,soy una tragaldabas que le voy a hacer :-) Bss

      SILVIA de "El dia que mi cara cambio"

      Eliminar
  5. ¿Y como llevas el abrir la boca? Tendrás que poder abrirla bastante para comerte ese helado! Bueno las gomas supongo que te las quitas para comer, pero no sé como es el resto del día, el habla y tal.
    A mi, no sé por qué la verdad, las gomas me dan mal rollo porque es como que si abres mucho la boca te tiran para abajo y se te cae la dentadura como a un abuelito. Son chorradas, pero no puedes evitar pensar en ello alguna vez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Germán, la boca la abría lo suficiente como para apañarme con la cucharilla y dar cuenta del pedazo de helado :-)
      En cuanto al habla, a partir de la primera semana sin la férula ni las gomas fijas ya muy bien, porque las gomas que van después son bastante elásticas. No te preocupes que te permiten incluso bostezar, sino te pasas claro sino saltan como un tirachinas o se rompen (hablo por experiencia jejeje).
      Un abrazo,

      SILVIA de "El día que mi cara cambió"

      Eliminar
  6. Silvia a mí lo del helado tambien me pasaba, era una sensacion super rara, como si me doliese el frio, pero aún así yo seguía comiendo helado.
    Y lo de los besos me hace muchas gracia, yo ponia la frente, como una especie de cura, jajajaja.
    Pero se te ve guapisima en las fotos, y la inflamacion apenas se te nota, a pesar del poquito tiempo que habia pasado.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Bea, al principio yo sólo apretaba la manita en plan abueli, luego ya pasé a los besos pus pus.
      La verdad es que no he vuelto a tener la piel tan estiradita y sin granitos como la tuve los 2 primeros meses tras la cirugía, ¡algo bueno tenía que tener esa etapa :-)!.
      Bss,

      SILVIA de "El día que mi cara cambió"

      Eliminar
  7. Hola Silvia,

    Llevo mucho tiempo con la idea de este tipo de cirugia. Yo ya lleve brakets doa años pero mi cara no quedo bien y ni dentista ni medico ni nadie me informo de que quiza la cirugia tambien era necesaria. Acabo de encontarme con tu blog y se que ahora tengo esperanza :) queria preguntarte antes de nada cuanto te costo todo el proceso, por hacerme una idea, ya que imagino no debe ser barato.

    Muchas gracias por compartir tu experiencia :)

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

¡NO TE PIERDAS LAS NUEVAS ENTRADAS! escribe aquí tu email y recíbelas automáticamente (tras hacerlo te llegará un correo con un enlace para completar la suscripcion)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...