jueves, 25 de diciembre de 2014

EL CASO DE PEKIS

Hola a todosss, ¡Feliz Navidad! casi no llegó para felicitaros las fiestas :-)
Os presento a una nueva compañera, la verdad es que nunca pensé que fuésemos tantos "ortognáticos por el mundo"... ¡y los que quedan por llegar!. Os dejo con su historia.

NOMBRE: Pekis

PAÍS: Teruel (España)

EDAD: 28

CLASE ESQUELÉTICA: II

FECHA INICIO ORTODONCIA: 22-Octubre-2013

FECHA DE OPERACIÓN PREVISTA: Enero 2015 (espero que no se retrase mucho más, porque en un principio mi operación tendría que haber sido para Septiembre-Octubre de 2014, pero mis dientes son rebeldes y van a su rollo)

TIPO DE OPERACIÓN: bimaxilar + mentoplastia

ELLA MISMA NOS CUENTA SU CASO:
Hola a todos! antes que nada deciros que me ha encantado leeros. Es un alivio encontrar gente que pasa por problemas parecidos al tuyo y, la verdad, te sientes mucho menos sola y mucho más comprendida.
Ahí va mi caso. Desde siempre he notado que cuando abría la boca mi mandíbula chasqueaba, pero nunca me había dolido. Cuándo era más pequeña, en el colegio, era como el rasgo que me caracterizaba. Unos se crujían los dedos, otros hacían cosas raras con los hombros... pues yo era la que hacía crujir la mandíbula (era súper guay hacerlo por aquel entonces jajaja).
El problema vino hace cuatro años más o menos, cuando un día sin más me empezó un dolor fortísimo en el oído derecho, el cuál no podía soportar y me impedía tener una vida normal, así que me decidí y fui al médico por urgencias. Fui al Centro de Salud porque pensaba que tendría una otitis  o algo parecido (de pequeña me operaron del oído derecho por mis muy frecuentes otitis supurantes...) así que tampoco vi necesario ir al hospital. El médico de guardia me dijo que mis oídos estaban bien, pero que tenía “Neuralgia del Trigémino”. Ya había oído hablar de ella, pero me quedé asombradísima, sobretodo cuando me dijo que la gente incluso se suicidaba por no poder soportar el dolor. Tal fue mi asombro que me puse a investigar rápidamente sobre ello (en ningún momento creí que mi problema fuera ese y más diagnosticado simplemente por hablar con un señor  que justo estaba ese día de guardia y que ni me mandara pruebas ni que me viera un especialista). Realmente tenía un dolor insufrible, pero tanto como para suicidarme... pensé que si se mantenía durante mucho tiempo me volvería loca, pero tanto como para quitarme la vida... La verdad es que me quedé alucinada, sobretodo porque lo que me recetó fueron unas pastillas de homeopatía!! Compré las pastillas y el dolor no se pasaba. Tenía brotes, eso es cierto, y durante otro brote de los fuertes, que fue insoportable, tuve que volver por urgencias.
Volví y el médico que había, que era otro, me dijo que seguramente sería dolor de las muelas del juicio. ¡Vaya!, pensé, puesto que me quitaron las 4 hacía un año... Así que le dije que dudaba mucho que fuera eso. Finalmente me mandó al otorrino, no fuera que tuviera algo en el oído. Así que fui a ver al otorrino que me había operado de pequeña de vegetaciones y del oído derecho y a los 16 años de amigdalitis, me dijo que no tenía ningún problema en ninguno de mis oídos, ni en garganta, ni en nada que él abarcara. Pero que buscara urgentemente un maxilofacial. A todo esto me dijo que seguramente tendría un problema de bruxismo, que fuera al odontólogo mientras tanto por si consideraba ponerme alguna férula para que fuera relajando la boca. Es cierto que muchas mañanas me costaba horas poder abrir bien la boca, ya que se me quedaba bloqueada la articulación de lo que apretaba los dientes durante la noche. Ahora me doy cuenta de que, por ejemplo, cuando estoy leyendo, estoy apretando la boca... antes ni me daba cuenta, son tantos años apretando los dientes...
Me fui a mi odontólogo de toda la vida y me dijo que sí, que necesitaba una férula, así que me hizo una. Era una férula muy finita para la mandíbula que ni se apreciaba cuando la llevaba puesta. Pensé que el siguiente paso era llegar urgentemente a un maxilofacial, porque estaba realmente asustada ya que el dolor era insufrible, sobretodo porque con el frío aumentaba y viviendo en Teruel me contaréis... Así que antes de ir por la seguridad social que tardan años, decidí preguntarle a un compañero maxilofacial con el que había empezado a trabajar en la clínica donde por aquel entonces trabajaba.
En cuanto me tocó me dijo que fuera a un maxilofacial “ayer” para que me hiciera una férula de descarga Michigan porque se arriesgaba a decir que me había cargado, literalmente la articulación, durante tantos años de subluxaciones, porque tenía la mandíbula muy por detrás del maxilar y el cóndilo se me salía de la fosa al morder. Y también que fuera a mi odontólogo y le diera las gracias por haberme jodido más aún la boca con esa férula, que en mi caso lo que había hecho era empeorarme el problema de la ATM. Me dijo que necesitaba radiografías y resonancia para poder hacer un buen diagnóstico, pero que ponía la mano en el fuego. Además dijo que mi caso tenía toda la pinta de ser quirúrgico, pero que lo que urgía para “ayer” era la férula. Vamos, que ya llegaba bastantes años tarde... Me dijo que si yo quería me fuera a Madrid, que es donde él tiene la clínica, y que él me veía encantado, pero que también entendía que para mi era un coñazo ir hasta Madrid teniendo maxilofaciales en Valencia y en Zaragoza que me vienen más de paso. Aún así, viendo el panorama que tenía me la jugué y decidí adelantar tiempo e irme directamente a que me viera él en su clínica. La verdad es que estaba super dolorida, super contracturada y super bloqueada mentalmente por el dolor y el malestar...
Así que me fui a Madrid en cuánto me dieron cita, ya con la radiografía y la resonancia hecha. Me hizo la férula, por lo que tuve que volver creo recordar al mes para probármela y que él la retocara. Al principio fue súper incómoda, porque era para maxilar superior y era bastante grande. Me dijo que la tenía que llevar, en un principio, sólo por la noche. Me mandó al fisioterapeuta para que me fuera relajando todos los músculos de boca, cuello y espalda, ya que gracias a la tensión que tenía mi boca se iba bajando hasta coxis... Y me dijo que iríamos probando cosas a ver si finalmente podíamos evitar la operación. Así estuvimos bastante tiempo. La verdad es que mejoré, pero llegó un momento que empecé a ir hacia atrás otra vez.
Las indicaciones que seguía mi fisioterapeuta por orden del maxilofacial eran:
Trabajar pterigoideos, maseteros, temporales, cervical posterior y anterior y columna dorso-lumbar.
Empecé con el fisioterapeuta que tenían en la clínica de Madrid, que la verdad era una pasada de tío, estaba especializado en temas de ATM, así que sólo trataba a gente con este tipo de problemas. Pero era una historia lo de ir todas las semanas a Madrid, así que me pusé a buscar como una desesperada algo que quedara más cerca de mi casa. Me costó mucho, pero probando y probando encontré una chica en Teruel que además de fisio es osteópata, y para mi fue como un ángel caído del cielo.
La frecuencia con la que iba al fisio ha ido variando. A temporadas una vez semanal,  otras dos mensuales, ahora estoy yendo una vez al mes...
Entonces llegó el siguiente paso para intentar evitar la ortognática, las infiltraciones con toxina botulínica (comunmente llamada Botox). ¡¡Qué cosa tan dolorosa!! Qué dolor tan insoportable el momento de los pinchazos, aunque pasados dos días mi mandíbula se iba relajando y así pasaba más o menos estable hasta que a los 4 -5 meses necesitaba otra infiltración porque volvían los dolores.  Durante este proceso, que duró más o menos 1 año y medio, decidió ponerme en la férula más “pasta” para que así mi articulación se mantuviera donde debería de estar y no se fuera hacia delante. Mi problema es que tengo la mandíbula pequeña, y durante toda mi vida lo que he hecho ha sido ir sacándola hacia delante para compensar con el maxilar, de modo que mis dientes se habían acomodado a esta situación y mi articulación se había desgastado sobremanera. Por lo tanto con la férula lo que pretendía conseguir era hacer un tope para que mi mandíbula no pudiera avanzar hasta la posición en la que se sentía cómoda. Era bastante incómoda, pero lo peor estaba por llegar, ya que sólo la tenía que llevar por las noches. Como era de esperar, al ir pasando el día mi mandíbula se iba acomodando y se salía de la articulación y los dolores no se pasaban.
Así que el siguiente paso fue llevar como mínimo 15 horas al día la férula puesta y empezar a pensar en la operación. Así que en vez de 15 horas empecé a llevar la férula unas 23horas (sólo me la quitaba para comer, imaginaros ese rato lo incómodo que era... mi boca ya no sabía ni que posición tenía ni cuál tenía que tomar), ya que notaba muchísima mejoría cuando la articulación estaba donde tocaba. El único problema es que en vez de parecer una chica normal, me había convertido en un mono (ya veréis en la foto...). El siguiente paso era una artrocentesis, recuperarme bien de ella, ortodoncia pre-quirúrgica y cirugía ortognática, que en un principio iba a ser bimaxilar, pero hoy en día también será con mentoplastia.
Para los que no lo sepáis, la artrocentesis es como una artroscopia de rodilla pero en la ATM. Con unas agujas te meten, creo, suero a presión para que mueva toda la suciedad y desgaste que hay en la articulación y salga por otra aguja (ya no recuerdo si aspiraban o de la misma presión que entraba por una salía por la otra). Vamos, te limpian la articulación.
Me hizo la artrocentesis a finales de Junio de 2013. Yo iba convencida que como me la hacía en la misma consulta con sedación iba a ser un como un chiste. Así que allá que fui toda convencida. Salí hecha un cristo, con una cara de pan impresionante de la inflamación, que se acentuó un poco los días siguentes, hasta que unas dos semanas después ya volvía a tener mi cara un tamaño normal, con el inconveniente de que no podía ni meterme un dedo en la boca. Me costó dolor y lágrimas volver a poder abrir la boca completamente y poder volver a masticar. En esta intervención también me pusieron de mi mismo plasma, lo que hizo que regenerara mucho más rápido la articulación. Me alegro tanto de que me hicieran esa intervención! Mi vida empezó a mejorar en ese momento. La articulación suele mantenerse en su sitio desde entonces y pasé mucho tiempo con apenas dolor, ya que a parte de la artrocentesis llevaba mi querida férula puesta tanto como podía. Hasta que llegó el momento de ponerme la ortodoncia...
Eso casi que os lo contaré otro día, que me he emocionado y ¡me he enrollado como una persiana!
Espero que hayáis entendido mi problema, que como he querido contar tantas cosas intentando enrollarme lo mínimo... sino me preguntáis cualquier duda.
 
A partir de ahora, ella misma me irá contando su evolución que colgaré en distintas entradas, todas englobadas en su propio espacio, pinchando en El rincón de Pekis.
Los comentarios que pongáis en esta entrada por favor que sean sobre su caso para así conservar su apartado personal; si queréis comentar algo general, podéis dejar vuestros comentarios en este otra sección Cuenta tu caso.
Image and video hosting by TinyPic

17 comentarios:

  1. Hola, Pekis. Me quedé con ganas de la segunda parte. Tu caso parece chungo, aunque en la apariencia se te ve bien. Aquí ya verás como vas estar entre la gente que te comprende que es lo que te pasa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Gracias por los ánimos! No es chungo, es un caso más de cirugía ortognática. Mi maxilofacial tiene clarísimo lo que tiene que hacer, así que será de lo más normal y a mi me da muchísima tranquilidad. Lo malo es el dolor... pero ya falta menos para terminar con él!

      Eliminar
    2. Perdona lo de chungo me refería a por lo que has tenido que pasar, por supuesto que ahora los médicos están muy bien preparados y parece que estás en buenas manos :)

      Eliminar
  2. Hola Pekis!! pufff madre mia, probrecilla lo que has tenido que pasar... mucho animo que ya estas en el camino correcto, enseguida estaras como nueva... por cierto fisicamente se te ve bastante bien. Un Saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María! La verdad es que todavía lo estoy pasando, pero ya va llegando la luz al final del camino!

      Eliminar
    2. Hola María! Todavía lo estoy pasando, pero ya queda menos! Por si a alguno os interesa, empecé a ir a un acupuntor y me ha ido fenomenal. Mis dolores ya no son lo que eran!

      Eliminar
  3. la verdad pekis que tu caso asombra la verdad. todo el calvario que has pasado, esa incertidumbre que has pasado, solo decirte que después de todo lo que has pasado esta operación no t parecerá tanto como parece, lo de la artroscopia es muy jodido, a mi me hicieron en la rodilla, ni me lo imagino en la mandibula, asik tranki pork en la operación lo k es dolor apenas notaras. Mi caso se parece algo al tuyo, pork físicamente no se nos nota pero internamente es donde lo llevábamos mal, yo x ejemplo con dolores cervicales, de cabeza etc... as tenido suerte en encontrar a alguien k te aga un buen diagnostico, ese es sin duda tu mejor regalo de navidades, un abrazo y enhorabuena!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mikel! Perdón por tardar en contestar, pero soy nueva en esto de los blogs y creía que te había contestado pero no se ha publicado nada!!
      Bueno, muchas gracias por tus palabras! Fui la semana pasada a revisión y por fin me han puesto los arcos de acero!!! Que por cierto, no he leído en ningún caso lo que duelen!!! ya podríais haber avisado! jajaja
      Al mes que viene, si el maxilofacial da el visto bueno, por fin llegará mi operación para Marzo! así que ya os iré contando.
      Un besico!

      Eliminar
  4. AAAAh qué ha pasado con mis últimos comentarios...pues me salió la verificación de que no era robot!!
    Bueno Pekis te decía que según iba leyendo tu post, me estaba entrando una angustia tremenda así como también me esperaba encontrar algo llamativo en tus fotos pero....en absoluto, lo que son las articulaciones eh?
    Y nada, que espero que pronto acabe tu pesadilla y empiece una nueva etapa, que te lo mereces más que nadie! Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que me ha pasado lo mismo que a ti, porque os respondí y no se ha publicado nada!!
      Ya me han puesto los arcos de acero y si a final de mes el maxilofacial da el visto bueno, para marzo me operan!!! estoy emocionada, la verdad. Espero que de el OK!!
      Ya te iré contando
      Gracias por comentarme!
      Un besico

      Eliminar
  5. Hola! Me siento muy identificada con tu caso.Yo llevo 10 meses ya con una ferula como la que llevas tu,24h al dia!!!hasta para comer...no queda más remedio que acostumbrarse.
    Llevo 8 años de mi vida con dolores de espalda que al final venian de la mandibula...he mejorado,pero muy lento.
    Tambien tendré que operarme.Ánimo!! Me alegra leer historias parecidas a la mía y no sentirme un bicho raro.Saludos.Raquel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues mucho ánimo Raquel! esto va muy despacio, como estás comprobando... Pero seguro que al final quedamos estupendas!!
      un abrazo

      Eliminar
  6. Hola pekis! Yo tengo un caso parecido al tuyo pero al reves. Tengo progmatismo y para que los dientes de abajo me queden por detrás de los de arriba fuerzo los de abajo para atrás, además que apreto mucho los dientes los tengo todos empastados. La verdad es que estéticamente no me molesta, pero tengo dolores en todas las articulaciones que van a peor, he ido a diferentes dentistas y ninguno me soluciona el problema, he probado con la ferula pero no me noto comoda con ella, la verdad que estoy bastante preocupada porque no quiero tener que pasar por una operacion tan complicada.

    ResponderEliminar
  7. Hola pekis como estas hace 2 meses me operaron igual, y al igual que tu tengo un lado de la cara inflamado y el otro no y la estoy pasando muy mal, tu ya llevas 6 meses desde tu cirujia me puedes decir. Tu cara se emparejo ya, en que mes después de la cirukia viste que se bajo la inflamación de los dos lados. Ayudame porfaaaa

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Hola pekis como estas hace 2 meses me operaron igual, y al igual que tu tengo un lado de la cara inflamado y el otro no y la estoy pasando muy mal, tu ya llevas 6 meses desde tu cirujia me puedes decir. Tu cara se emparejo ya, en que mes después de la cirukia viste que se bajo la inflamación de los dos lados. Ayudame porfaaaa

    ResponderEliminar
  10. hola pekis llevo 2 mees y tengo un lado ya normal y el otro super inflamado me puedes decir al cuanto tiempo se te bajo la inflacion de los dos lados, es urgente te agradeceria mucho

    ResponderEliminar

¡NO TE PIERDAS LAS NUEVAS ENTRADAS! escribe aquí tu email y recíbelas automáticamente (tras hacerlo te llegará un correo con un enlace para completar la suscripcion)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...