lunes, 10 de agosto de 2015

EL CASO DE CRISTINA

¡Hola a todos! el blog sigue abierto en vacaciones, julio ha sido un mes de muchas operaciones y en agosto está habiendo un número de lectores muy alto :-). 
Hoy os presento un caso muy interesante y el primero en el blog de este tipo: reoperación. Ella misma nos lo cuenta:
NOMBRE O NICK: Cristina     
PROVINCIA (PAÍS): Madrid, España
EDAD: 29
CLASE ESQUELÉTICA: clase III
FECHA INICIO ORTODONCIA:
1ª ortodoncia: noviembre/diciembre de 2006 - enero 2011 (disyuntor maxilar)
No recuerdo exactamente cuándo me pusieron los brakets pero creo que un año después del disyuntor (finales 2007 o 2008).
2ª Ortodoncia: noviembre 2012 (brakets)
FECHA DE OPERACIÓN: 
- Marzo 2007 (disyunción maxilar)
- Octubre 2008
- Mayo 2015
TIPO DE OPERACIÓN:
- SARPE o disyunción maxilar
- 2 cirugías bimaxilares
ELLA MISMA NOS CUENTA TU CASO: 
"Empecé con todo el proceso en el año 2006 cuando los dolores de cabeza eran insoportables. También influyó mucho el hecho de no poder juntar los incisivos de arriba y debajo de ninguna manera y el hecho de masticar solo con tres puntos del totalidad de muelas.
Fue con 20 años, después de mucho tiempo de decirme la dentista que debería ponerme aparato, cuando decidí ir a la consulta de una ortodoncista para que evaluara mi caso.
¡Cuál fue mi sorpresa que yendo a por una ortodoncia me encontré con una operación!
La ortodoncista dijo que en su opinión las posibilidades de mejora sólo con una ortodoncia eran muy exiguas y que la única manera que tenía de mejorar realmente era mediante una operación. En el mismo gabinete que estaba ella, también estaban los cirujanos que posteriormente me operaron y reiteraron la opinión de la doctora.
Al principio me negué en redondo porque me parecía que era demasiado (en comparación con las expectativas que tenía de ponerme un aparato y ya…). Por ello consulté a otro par de ortodoncistas que, efectivamente, me volvieron a decir lo que no quería oír: que para mejorar la operación era IMPRESCINDIBLE.
Así pues me decidí a comenzar el proceso. El diagnóstico fue el siguiente:
-   Clase III con mordida abierta esquelética
-   Patrón dólicofacial
-   Dentición permanente
-  Clase molar III
-  Clase canina II derecha, III izquierda
-  Resalte 9 mm
-  Mordida abierta anterior de 16 a 25 de 4 mm
-  Línea media inferior desviada a la derecha
-  Mordida cruzada lateral derecha
-  Gran compresión maxilar
-  Deglución atípica
¡No entendí nada! Pero no era nada alentador…
Previa extracción de las 4 cordales y puesta del disyuntor maxilar, la primera operación fue un SARPE o disyunción maxilar, que consiste básicamente en hacer más ancho el maxilar.
Esta operación es bastante sencilla, con anestesia general pero corta. Se te hincha un montón la parte superior de la cara y en mi caso, cabían varias monedas entre los incisivos.
Al principio sólo podía comer purés, pero al poco tiempo ya empiezas a comer con normalidad. El mayor problema que tuve fue que debido al tubo respiratorio pillé una infección en la garganta de la leche que dolía un montón y dificultaba bastante el comer, pero lo demás lo recuerdo como algo sencillo.
Bueno, yo en todas las operaciones me he aislado bastante. En esta primera me pasó lo mismo, porque no reconocía bien mi cara. Me miraba en el espejo y era como ver a otra persona y eso me tenía un poco loca. Pero en cuanto me acostumbré a mi nuevo aspecto y se bajó la hinchazón todo fue perfecto.
Al año y medio de la disyunción me hicieron la primera ortognática:
-  Osteotomía maxilar de la Fort I impactando 7mm en todo el maxilar
-  Osteotomías mandibulares sagitales de adelantamiento a oclusión y centrado
Bueno, aquí ya empieza lo chungo. Lógicamente, antes de la operación preguntas más o menos cuanto va a durar, cuánto voy a estar con la boca cerrada, cuándo me desbloquearán… y la verdad es que me dieron grandes esperanzas; me dijeron que en 15 días estaría desbloqueada y comiendo normalmente… TODO FALSO.
Estuve un día en la UCI, que lo pasé fatal. Me dejaron la férula intermedia, por lo que no podía hablar (no se me entendía nada porque no permitía que saliese el aire), apenas podía incorporarme porque me mareaba un montón y el equilibrio lo tenía perdido, vomité la anestesia y me hice muchísimo daño (y se complicó bastante al no haber huecos por donde echarla). En fín, que pasé un cristo… Cuando me llevaron a la habitación no me pude levantar en un par de días debido al poco equilibrio que tenía, pero poco a poco lo fui recuperando.
Tenía  la cara muy hinchada, no podía hablar y estuve comiendo por vía parenteral (nutrición endovenosa) durante 4 días. También tenía una sonda nasogástrica que fue por la que estuve comiendo otros 10 días.
Bueno, a los 10 días de salir del hospital se suponía que me desbloqueaban, pero no lo hicieron. Lo estuvieron retrasando y llegué a estar un mes y medio con la boca bloqueada. ¡Imaginaos cuando por fin la abrí! Súper contenta de poder hablar pero con una funcionalidad escasísima: apenas podía abrir la boca y no tenía nada de fuerza.
Con ejercicios y mucha paciencia conseguí abrirla casi casi de manera normal, pero nunca recuperé la apertura anterior. Otra cosa negativa, y de la que siempre avisan antes de operarte, fue la sensibilidad facial. Debieron tocar algo y hasta día de hoy he perdido la sensibilidad de la mitad izquierda inferior del labio… pero bueno, son cosas con las que se puede vivir.
Al mes o así empecé a comer más cosas aparte de los purés, a morder, a controlar más esa mordida… un proceso lento pero satisfactorio!
Estuve con los brackets otros dos años aproximadamente y luego me pusieron férulas nocturnas.
Juro y perjuro que tenía muchísimo cuidado con ellas y que me las ponía siempre (y eso que soy un despiste con patas), pero a los pocos meses empecé a notar que algo iba mal… La boca no estaba como al principio, me volvía a costar juntar los incisivos y cerrar la boca… ¡¡SALTARON TODAS LAS ALARMAS!!
Volvía  la consulta de la ortodoncista, la cual me confirmó lo peor: que se había movido.
<<Bueno -pensé yo- otra vez brackets >> 
La doctora me dijo que a nivel óseo algo se había movido, pero que no me preocupara que en sus 15 años viendo casos como el míos (de operaciones) nunca, nunca, nunca habían reoperado.
¿Y sabéis qué? que al hablar con el cirujano la única solución que daba era la de REOPERAR. Por lo visto, los cartílagos del crecimiento se habían reactivado (¡con 27 años!) y que se había retraído la mandíbula, con lo cual, estábamos un poco como al principio… (bueno, tanto no, pero sí tenía que volver a pasar por la misma operación).
Y ahora aquí estoy, han pasado un tiempo desde la última operación, la cual he de decir que ha sido mucho más llevadera.
Me metieron en quirófano el día 25 de mayo. La operación duró unas 6 horas porque hubo complicaciones: las placas anteriores estaban fusionadas con el hueso, por lo que quitarlas les llevó un buen tiempo. También estuve un día en la URPA pero esta vez no vomité…
Estuve 5 días ingresada, con sonda nasogástrica (con la que he estado 18 días) pero esta vez sí he podido levantarme con normalidad y con muchísimo mejor humor. Y no tenía férula intermedia así que podía hablar.
Me desbloquearon el día 11 de junio, y llevé gomas que me quitaba para comer y me las volvía a poner después.
La inflamación estaba debajo de los ojos. Poco a poco iba recuperando la sensibilidad pero aún no notaba el labio superior ni la nariz. Tampoco la barbilla y el labio inferior, pero sí notaba cosquilleos que me indicaba que iban recuperándose. 
Y esa es mi historia… larga… pero la creía importante de contar por si alguien se ve en la situación de reoperar.
Os seguiré contando. Un saludo y ¡gracias por leerme!"
A partir de ahora, él mismo me irá contando su evolución que colgaré en distintas entradas, todas englobadas en su propio espacio, pinchando en El rincón de Cristina.
Los comentarios que pongáis en esta entrada por favor que sean sobre su caso para así conservar su apartado personal; si queréis comentar algo general, podéis dejar vuestros comentarios en este otra sección Cuenta tu caso.
Image and video hosting by TinyPic

11 comentarios:

  1. ¡Bienvenida Cristina!
    El tuyo está siendo un camino duro pero me alegro mucho que nos hagas partícipe de tu historia. Al final no pretendo que este blog sea un escaparate de "casos de éxito" sino un foro donde aquel que se quiera embarcar en este proceso se pueda informar, y sea consciente de lo bueno y lo malo que pueda llegar a suceder.
    Has sido muy valiente y transmites mucha calma en tu relato, a más de uno (incluida yo) ya nos habría llevado los diablos...
    Gracias por compartirlo, estoy deseando ver por fin el resultado final.
    Un abrazo grande y mucho ánimo.

    SILVIA de "El día que mi cara cambió"

    ResponderEliminar
  2. Hola Cristina,vaya proceso largo y no muy lleno de gratas vivencias!pero seguro que dentro de nada ya lo ves de otra manera y todo este costoso proceso por el que has pasado merecerá la pena :)Me siento bastante identificada contigo ya que mi caso es muy similar al tuyo,si quieres y no te importa me puedes dar el e-mail y hablamos por correo y compartimos opiniones.Saludos y a recuperarse!. Laura María.

    ResponderEliminar
  3. Hola Cristina...antes de nada, que sepas que te admiro por todo lo que has tenido que aguantar y la paciencia que tienes, yo no sé qué hubiera hecho en tu lugar....parece que todo se ha ido torciendo, ojalá todo ahora comience a cambiar :)
    Me ha sorprendido mucho lo de la reactivación de los cartílagos, alguien te lo ha confirmado posteriormente o fue la explicación rápida que te dieron en su día? Me llama mucho la atención porque no sé, algún caso que había visto similar fue por operar a gente muy joven en edad de crecimiento pero con 27 y siendo mujer suena bastante sorprendente.
    Muchas gracias por compartir tu caso, con optimismo y sin disuadir a nadie pero dejando claro que es una operación seria.
    Un abrazo y sigue contándonos porfa

    ResponderEliminar
  4. Muchísimas gracias Cristina por contar tu experiencia y mucho ánimo! Para los que nos estamos decidiendo es super importante conocer vuestros casos.

    Me gustaría saber si no te importa, en qué hospital te operaron.Mi e-mail es maggarci@hotmail.com.
    Laura,¿ tú fuiste intevenida en Madrid?



    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Muchos ánimos, yo me veo reflejada en lo complejo que son algunos casos, porque puede ser uno de clase III teniendo el maxilar avanzado?? Yo creo k tengo ese problema, estoy con ello mirando haber por la seguridad social no avanzo nada aun, unos te dicen una cosa y otros lo contrario y desespera lo bueno es q comenzaste.

    ResponderEliminar
  6. Hola CRIS. La verdad te admiro!! Te cuento que a mi me pasó lo mismo y estoy viendo si me re opero o no! No sé que hacer. Soy de Argentina y me gustaría charlar con vos! Tenes algún mail al que te pueda escribir? Te mando un abrazo y ojala vaya bien la recuperación. Fuerza

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, cómo estás? ¿de qué parte de Argentina sos? De qué te operaron?

      Eliminar
  7. Sé que es una pregunta extraña pero, ¿con qué narices cortarán el hueso? Me imagino una motosierra en miniatura o una rueda dentada. Que mal rollo.

    ResponderEliminar
  8. Pues si tienen sierras tipo laser y taladros y supongo que hasta martillos suena gorre pero es así jaja con que si no romperán el hueso? Lo malo que te duermen antes de sacar la artillería pesada :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me enseñan eso y ya no me hace falta anestesia. Si casi me desmallo cuando vi como me cosían cuando me han sacado las muelas del juicio.

      Eliminar
  9. Jajaja será por eso que primero nos duermen y luego se ponen a sacar las cosas. Menos recuerdos traumaticos jeje

    ResponderEliminar

¡NO TE PIERDAS LAS NUEVAS ENTRADAS! escribe aquí tu email y recíbelas automáticamente (tras hacerlo te llegará un correo con un enlace para completar la suscripcion)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...